Pintar o no pintar, esa es la cuestión

En las obras de construcción actuales se utilizan distintos tipos de sellantes, como siliconas, acrílicos, híbridos y. Si lo que quieres es pintar sobre el sellante después de su aplicación, te interesará la siguiente información, porque no todos los productos son adecuados para este propósito.

 

En el caso de las siliconas, está muy claro: no se pueden pintar. El motivo es que, después del curado, la superficie de las siliconas acéticas y neutras es muy lisa y su energía superficial es muy baja, por lo que las pinturas convencionales no se adhieren. Por lo tanto, es necesario elegir un producto con el color adecuado, especialmente si va a utilizarse en juntas en las que la silicona sea visible después de la instalación, por ejemplo, en las juntas del baño.

 

Para los acabados suelen utilizarse sellantes acrílicos. Se trata de productos elastoplásticos de base agua utilizados habitualmente para las juntas con una deformación leve o moderada. La aplicación del sellante acrílico es práctica y sencilla, y después del curado puede pintarse encima con distintos tipos de pintura, como las acrílicas y alquídicas. Durante el proceso de curado de un sellante acrílico, éste siempre se contrae un poco debido a la liberación de agua. Por lo tanto, para obtener un resultado óptimo, el producto debe estar completamente curado antes de pintar encima, de lo contrario la pintura podría agrietarse sobre la superficie del sellante acrílico. El curado final del acrílico depende del tamaño de la junta, la temperatura ambiente y la humedad. Siempre que sea posible, debería pintarse al día siguiente o al menos 4-6 horas después de la aplicación del sellante acrílico. También es muy importante la calidad de la pintura: para acelerar el proceso de pintado, es preferible elegir pinturas más elásticas.

 

Con la evolución de los productos acrílicos, cada vez se utilizan más habitualmente los llamados sellantes acrílicos siliconados, cuyas propiedades mecánicas, como la elasticidad y la movilidad, se acercan a las de las siliconas, por lo que también se los conoce como siliconas pintables. Sin embargo, por su propia naturaleza son productos de base agua con un proceso de curado igual que el de los acrílicos normales y, por lo tanto, se puede pintar encima.

 

Los sellantes híbridos y de poliuretano son similares en cuanto a su pintabilidad: ambos se pueden pintar con pinturas de base agua. La ventaja de estos sellantes en comparación con los acrílicos es que casi no se contraen durante el curado. Así pues, los sellantes híbridos y de poliuretano pueden pintarse casi inmediatamente después de su aplicación. Un aspecto relevante que no debemos olvidar es que, debido a sus propiedades, los sellantes híbridos y de poliuretano a menudo se utilizan en juntas con deformaciones importantes. Por ejemplo, hoy en día habitualmente se espera que un sellante para fachadas sea capaz de compensar una deformación del ± 25 %. Si en ese tipo de aplicaciones utilizamos una pintura acrílica de baja elasticidad sobre el sellante para juntas, la pintura se agrietará tarde o temprano. Para evitar este problema, en ese tipo de juntas se puede aplicar un sellante híbrido o de poliuretano, que no necesite pintarse.

 

¿Qué debemos tener en cuenta cuando pintamos sobre los sellantes?

 

1. Comprueba siempre la compatibilidad del sellante y la pintura antes de llevar a cabo el trabajo. En la actualidad, existe una gran cantidad de productos, y se van desarrollando nuevos constantemente.

2. Para obtener un resultado óptimo, deja que el sellante se cure completamente antes de pintar encima.

3. Sigue las instrucciones y restricciones del fabricante de la pintura y del sellante que encontrarás en las etiquetas y en la documentación técnica.

 

Texto: Kuldar Kongo, gestor de producto

Todas las noticias

2020

2019