Siliconas acéticas versus siliconas neutras

En química, se dice que algunas sustancias pueden ser alcalinas, neutras o ácidas. Las siliconas que se usan para la construcción se dividen en categorías similares según los químicos que se liberan en el proceso de curado; pueden ser siliconas neutras o acéticas.

 

Las siliconas son una de las formas más conocidas de sellante. Se pueden utilizar para un gran número de aplicaciones debido a su elasticidad, su capacidad de movimiento en la junta y su gran resistencia a la luz y a los rayos UV. A continuación, analizaremos los tipos de siliconas y su aplicación.

 

El olor no es la única diferencia

 

Las siliconas monocomponentes neutras y acéticas (o ácidas) se curan mediante la presencia de humedad en el aire. Aunque pueden tener una apariencia similar después del curado, también presentan un cierto número de diferencias que se deben conocer antes de usarlas, de tal manera que podamos seleccionar el producto más apropiado para la aplicación que estamos buscando.

 

Para muchas personas, la principal diferencia entre la silicona neutra y la acética es simplemente el olor. Como su propio nombre indica, las siliconas acéticas emiten ácido acético, por lo que producen un fuerte olor a vinagre durante el proceso de curado. Las siliconas neutras, por su parte, emiten compuestos con un aroma dulce muy concreto o son principalmente inodoras. Esto depende de si el sistema de curado es oxima o alcoxi.

 

Las diferencias entre ambos grupos de silicona no se limitan sólo al olor. Las siliconas acéticas son inapropiadas para el uso con metales sin recubrir, puesto que el ácido acético se evapora durante el proceso de curado y puede causar corrosión. De la misma manera, no es recomendable utilizar siliconas acéticas con productos basados en cemento (como el hormigón, las superficies enlucidas, bloques de construcción, etc.), ya que no proporcionan la adhesión suficiente. Las siliconas neutras ofrecen muy buena adhesión a los materiales mencionados y suponen la opción adecuada para un rango mucho mayor de aplicaciones.

 

¿Qué sistema de curado se debería utilizar en cada caso?

 

La respuesta sencilla para alguien con poca experiencia es decantarse por la silicona neutra cuando surjan dudas. Esto se relaciona con las razones mencionadas anteriormente. Si descartamos los productos especiales para aplicaciones específicas, se podría decir que en aquellos lugares en los que la silicona acética sería una buena opción, la silicona neutra funcionaría igual de bien. Sin embargo, esta norma no se puede aplicar a la inversa. Las juntas de sellado entre superficies de metal, alféizares de ventanas, sistemas de ventilación, juntas de fachadas de hormigón y mampostería son sólo algunos casos en los que una aplicación adecuada de silicona neutra funciona correctamente, pero no una de silicona acética.

 

No debemos olvidar que, para algunas aplicaciones, la silicona acética puede resultar la mejor opción. Por ejemplo, para el sellado en cuartos de baño, en los que las superficies están compuestas principalmente por materiales como la cerámica, el vidrio y aluminio anodizado. En dichas superficies, se debe utilizar silicona acética, que incluso ofrece una mayor rentabilidad que las siliconas neutras. Otra ventaja adicional de las siliconas acéticas queda patente en las juntas entre vidrios, por ejemplo, al sellar muros de vidrio, ya que estas siliconas incoloras son significativamente más transparentes que siliconas neutras de características similares.

 

En resumen, para seleccionar la silicona correcta se deben tener en cuenta el área exacta de aplicación y los materiales a los que se tiene que adherir. Si desea información más detallada, le rogamos que se dirija a nuestro representante de ventas.

 

Véase también:

Silicona acéticas

Siliconas neutras oxima

Siliconas neutras alcoxi

 

Texto: Kuldar Kongo, gestor de producto

Todas las noticias

2019