• Inicio
  • Wolf Group pone el foco en mercados de exportación de gran valor

Wolf Group pone el foco en mercados de exportación de gran valor

Wolf Group OÜ, anteriormente conocido como Krimelte, es un fabricante de productos químicos para la construcción reconocido internacionalmente. Convencidos de la necesidad de la transición ecológica, la compañía hace hincapié en la eficiencia energética de sus productos y soluciones.

«Tanto el desarrollo de producto como los acuerdos climáticos son temas candentes para nosotros, ya que el campo en el que trabajamos está sujeto a numerosas normativas», explican el director de I+D Kaspar Kallip y el gestor de producto Kuldar Kongo. «Por ello creamos un comité directivo interno para tratar temas medioambientales con miembros de diferentes departamentos (compras, ventas, producción, desarrollo, gestión del producto, calidad, marketing…) A grandes rasgos, tenemos tres objetivos principales: productos respetuosos con el medioambiente, fabricación sostenible y responsabilidad social».

La compañía está, constantemente tratando de encontrar formas de reducir los residuos en sus procesos de producción así como de reciclar dichos residuos. Un ejemplo perfecto es la trituradora que compramos para el departamento de moldeado plástico, que al reutilizar los residuos plásticos proporciona materia prima para la fabricación de nuevas piezas. También cabe mencionar la electricidad que empleamos en la producción, que desde agosto de este año, se obtiene de fuentes de energía 100% renovable. Por lo que respecta a la responsabilidad social, la compañía apoya a la Good Deed Foundation, a la Federación estonia de lucha libre, a un centro de salud mental para la juventud en Letonia y a Aldeas Infantiles SOS en España y Portugal. El objetivo de todos estos proyectos es impulsar el bienestar de niños y jóvenes. 

«Trabajamos día a día para asegurar que nuestros clientes ahorran energía al usar nuestros productos porque el objetivo de Wolf Group es ayudar a construir edificios más eficientes desde el punto de vista energético», afirma Kongo. «Naturalmente, toda nuestra atención se dirige, a partes iguales, a hacer que nuestras espumas, sellantes y adhesivos sean seguros tanto para las personas que los utilizan como para el medioambiente, y a reducir nuestra huella de carbono. Como empresa de la industria química, siempre se puede crecer en esa dirección. Por un lado, los requisitos cada vez más estrictos que tenemos que cumplir surgen de la normativa de la Unión Europea y, por otro, de nuestro propio deseo de contribuir a un entorno más ecológico. Aunque el año pasado fue difícil debido a la pandemia, nos permitió encontrar nuevas e interesantes oportunidades. Hemos elaborado un proyecto que combina un desarrollo innovador con nuevas ideas para la medida de apoyo de Enterprise Estonia, con el objetivo de diseñar para 2023 una gran variedad de productos que sean más eficientes energéticamente, más respetuosos con el medioambiente y con las personas, más seguros, más sostenibles y más eficaces».

Los mercados alemán y estadounidense en el punto de mira

La ambición internacional de Wolf Group se fija en Alemania y Norteamérica como nuevos mercados. Los centros de desarrollo estonios y españoles de la compañíatrabajan a diario conjuntamente para desarrollar productos que se adapten a las tradiciones y requisitos de construcción de estas dos regiones. «Es increíble pensar que en la pequeña y vieja Estonia se están desarrollando soluciones para un país tan grande como EE. UU. y que son totalmente diferentes a las que existen actualmente en su mercado», asegura Kongo. «Tenemos nuestro propio director de ventas en Estados Unidos y la información que recibimos nos ayuda a adaptar nuestros productos a las necesidades y deseos del mercado estadounidense. Allí, todo el proceso de construcción es diferente, así que sus expectativas también lo son. Por no hablar de la normativa. Dicho esto, ya hemos vendido bastantes de nuestros productos tanto allí como en Australia. Todo es más fácil cuando cuentas con los profesionales adecuados».

Wolf Group también cuenta con un director de ventas que se encarga de Alemania, Austria y Suiza que tiene una gran experiencia en el comercio de materiales de construcción. «Trabajar con un vendedor local te lleva directamente a un nuevo nivel de competitividad», dice Kongo. «Conoce el sector, los productos y el mercado, incluso es consciente de lo dispuestos que están a las novedades.

Más vale prevenir que curar

Al mismo tiempo, es muy importante, tanto para los constructores como para los usuarios de las viviendas, que los productos utilizados en la construcción sean lo más inofensivos posible para la salud de las personas. Por ejemplo, es importante tener en cuenta el contenido de compuestos orgánicos volátiles o COV de los ingredientes de un producto, ya que cuanto más bajo sea, mejor. Los COV son sustancias que tienen una presión de vapor alta a temperatura ambiente y se propagan al ambiente desde los productos y materiales. Pueden ser compuestos químicos artificiales o naturales, como por ejemplo muchos aromas y perfumes. Principalmente, los COV afectan a la calidad del aire en los espacios cerrados.

La mitad de los productos de la gama PENOSIL, la marca principal de Wolf Group, ya cumplen los requisitos de la certificación relacionada con el contenido adecuado de COV y se prevé aumentar la cifra al 75% para 2024. Kallip afirma que los test son largos y costosos al tener que realizarse en laboratorios independientes. «En realidad no se nos está exigiendo realizar tantos test, pero siempre es mejor prevenir que curar», señala.

«Otra cuestión importante es la seguridad contra incendios de los productos, algo que Enterprise Estonia nos ha ayudado a desarrollar. Tenemos muchas ideas geniales y tratamos de pensar de forma innovadora y de utilizar nuevos materiales. Algunas de las cosas que fabricamos son únicas, pero otras tienen competidores directos, así que intentamos que sean mejores que los productos de nuestros competidores».

Uno de los puntos centrales del proyecto Enterprise Estonia es idear productos aún más eficaces. Un ejemplo que añade Kallip es el objetivo de la empresa de desarrollar una espuma de curado rápido para la instalación de ventanas. «Si los constructores tienen que esperar hasta el día siguiente para retirar el exceso de espuma de una ventana que han instalado, se retrasa el plazo total del proyecto», explica Kallip. «La fórmula más rápida en la que estamos trabajando hará que esta tarea sea para ellos mucho más eficiente. Los costes de mano de obra también son altos, así que cuanto más rápido hagan el trabajo los trabajadores, más se ahorrará el usuario final».


Trabajamos constantemente en unas 3000 fórmulas

«Una de nuestras mayores ventajas es que pensamos de forma innovadora», expone Kongo. Además, añade que la empresa tiene previsto intentar sustituir ciertos componentes por materias primas de origen biológico o utilizar residuos de otras industrias, como las cenizas de pizarra bituminosa. «Hoy en día trabajamos más estrechamente con universidades en el desarrollo de nuestros productos», revela. «El Departamento de Ingeniería Civil y Arquitectura de TalTech está realizando pruebas en edificios de consumo de energía casi nulo, y estamos analizando aspectos técnicos, como el impacto que tienen las grietas en las capas de aislamiento en la eficiencia energética de un edificio en su conjunto. Podría parecer que no tiene mucho impacto, pero nunca se sabe. Nadie está seguro por el momento, ni los constructores ni los supervisores, pero queremos ser capaces de dar a nuestros clientes el mejor consejo y averiguar si nuestros productos pueden mejorar esta situación. Es un proyecto muy interesante, tanto para nosotros como para la universidad. Deberíamos obtener los primeros resultados este otoño». 

Kongo afirma que, en el sector de los productos químicos para la construcción, las opiniones de terceros y los comentarios de los laboratorios, las universidades y los constructores son cada vez más importantes. Wolf Group también realiza encuestas a su grupo objetivo (incluidos los revendedores) para averiguar hasta qué punto los países están dispuestos y son capaces de hacer el cambio a productos más eficientes desde el punto de vista energético, con componentes más respetuosos con el medio ambiente y envases reciclados, y a qué precio pueden fijarse estos productos. «Los constructores profesionales ya esperan soluciones más ecológicas y una mayor sostenibilidad», sostiene Kongo. «Dicho esto, no todos nuestros clientes saben que deben pedir productos más ecológicos, lo que significa que, en cuanto tomen conciencia y empiecen a cambiar su forma de pensar, tenemos que estar preparados para responder a ello. Sin embargo, estas cosas no se desarrollan por sí solas, sino que se necesita un equipo fuerte y profesional para ello. Por desgracia, no hay precisamente un exceso de especialistas en nuestro campo. Siempre buscamos químicos que nos ayuden a desarrollar nuestros productos».

La cartera de productos de Wolf Group se amplía constantemente y se hace más compleja y flexible para nuestros clientes, pudiendo producir 3000 espumas, sellantes y adhesivos diferentes. «Eso significa que toda la empresa tiene que estar preparada para fabricar todos y cada uno de ellos en cualquier momento», declara Kongo. «¡Es todo un reto!»

Autora: Gerli Ramler

Todas las noticias

2021